Maestros flamencos

Arquitectura, Diseño, Paisajes

Encantado de conocerte. Soy Nicolaas Rockox y durante unos años, en el siglo XVII, fui el alcalde de Amberes. ¿Te interesan los impresionantes palacios barrocos de Amberes y la arquitectura en general? Déjame mostrarte los lugares más bonitos de Flandes.

Flandes rebosa de hermoso patrimonio nacional con diferentes estilos arquitectónicos.

Me encantaría mostrarte los impresionantes edificios antiguos y la nueva arquitectura.

Experimenta por completo la riqueza de Flandes.

Conoce a los otros guías.

Descubre el retrato de Nicolaas Rockox

Nicolaas Rockox

Peter Paul Rubens, retrato Nicolaas Rockox (1613) - © La Casa de Rockox, Amberes © www.lukasweb.be - Art In Flanders vzw - foto Rik Klein Gotink

Pintado por: Peter Paul Rubens
Año: 1545
Visítame: KMSKA, Amberes

Hola, me llamo Nicolaas Rockox (1560-1640).

Encantado de conocerte. Fui amigo íntimo de Pedro Pablo Rubens durante varios años y en el siglo XVII fui el alcalde de Amberes. Como mecenas, encargué varios cuadros a Rubens y otros artistas, incluidos Antonio van Dyck (mi compañero como guía de los maestros flamencos), Jan van Eyck y Pieter Bruegel.

En 1613, pedí a Rubens que pintara un tríptico - una pintura con tres paneles que pueden doblarse - para expresar mi compromiso con la fe. En el panel central, representó la aparición de Cristo ante el incrédulo Tomás, la figura de la derecha, que se negaba a aceptar que le Hijo de Dios había resucitado de entre los muertos. El anciano junto a Tomás es Pedro, el apóstol que renunció a Jésus negando su amistad nada menos que en tres ocasiones. La tercera figura es Pablo que, antes de convertirse, había perseguido a los cristianos. Sin embargo, Cristo perdonó a los tres hombres sus pecados y los admitió en el reino de los cielos.

En los paneles laterales, Rubens retrató a la señora Rockox, Adriana Pérez, y a un servidor. Míralo de cerca y verás que mi esposa sujeta un rosario, un símbolo de fe. Estamos rogando por el perdón de nuestros pecados y rezando para ser admitidos en el cielo.

Por desgracia, fallecí sin descendencia y mi colección se vendió públicamente. Pero me alegra ver que mi casa, la Casa de Rockox, ahora está reformada y puede visitarse.